Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

A lo largo de esta semana en el IES Castillo de Luna de Alburquerque se han trabajado y conmemorado el día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer.

Los alumnos de 3º ESO A en la asignatura de Lengua Castellana y Literatura, con su profesora Alba Bello Cortés, han trabajado con dos textos de la docente, escritora y columnista extremeña, Pilar Galán Rodríguez. Para compartirlos con vosotros, dos alumnas, Elena Rubiales y Nuriaen representación del grupo-, han grabado estos textos con el fin de que todos nuestros oyentes puedan disfrutar y perderse por ellos. Como observaréis, la temática central de los textos es la figura de la mujer.

El primero se titula «Manual de ortografía». Pilar Galán en este texto utiliza a su antojo la ortografía de manera metafórica, nos cuenta una historia donde todo está enlazado, juega magistralmente con las palabras para envolvernos en una atmósfera de puro sentimiento:

« No preguntas nunca, me acaricias. Dibujas interrogaciones con tus dedos. Me llenas de puntos suspensivos, salpicas la cama de cursivas. […] No puedo pelear contigo en ese campo, tienes razón. Me asustan tus adverbios: nunca, siempre, ahora, sobre todo ese ahora elástico y perecedero en que quieres instalar lo que me pasa. Que dure lo que tenga que durar, me dices, eligiendo con mimo las palabras. Yo me callo. Me trago sustantivos, nexos, oraciones enteras. No me atrevo a hablar. » […].

Escúchalo entero, te gustará.

El segundo texto lleva por título «Variación sobre un único cuento»
. Historia conmovedora, vivo reflejo de la manipulación y la dependencia que las lleva a creer cosas que no todo el mundo podemos ver… cerrando la historia así:

«[…]Con su amor vestida había salido a la calle. Confiando en su amor, en el hilo de plata, los botones nacarados y la tela traída de Madrid. Ella no tenía la culpa de que los demás no supieran verlo. Pero él le echaría la culpa, se pondría furioso y destrozaría el traje.Y ella tendría que callarse, aguantar las lágrimas y cerrar los ojos.  Aunque él no tuviera razón. Como siempre.»

Si la escuchas, te sorprenderás.