Extrerradies. Entrevista sobre AACC a Carmen Gómez Labrador

No escondas tus talentos, se hicieron para su uso, ¿qué es un reloj de sol a la sombra? 
Benjamin Franklin

 

Desde el IES Francisco de Orellana, de Trujillo, os animamos a escuchar la entrevista realizada a Carmen Gómez Labrador, diplomada en Magisterio, psicóloga clínica, con especialidad en Psicopedagogía, experta universitaria en alumnos de AACC (altas capacidades) y orientadora educativa en nuestra comunidad; que ha tenido la amabilidad de concedernos esta entrevista para aclararnos en qué consisten las altas capacidades, cuándo y cómo evaluarlas y qué respuesta educativa es la más adecuada en su caso.

 

Pasamos a resumir el contenido de la entrevista:

En ella nos ha explicado que la definición de altas capacidades varía según el marco teórico empleado, pero que suele aludir a los alumnos que designan en una, varias o la mayoría de las áreas de la inteligencia capacidades que pueden demostrar conductas propias de alumnos excelentes o por encima de la media. Sus características no son siempre homogéneas, pero suelen ser que aprenden a mayor ritmo o mayor amplitud que sus iguales, sobre todo temas de su interés; presentan rapidez y precocidad al adquirir el lenguaje y otros aprendizajes o en su desarrollo, pasión por ciertas áreas de investigación, perfeccionismo y pensamiento divergente.

El porcentaje de población de AACC entendida como talentos múltiples (en muchas áreas) es el 2%; aunque en nuestra comunidad solo está detectado el 0,16%.

Este tipo de alumnos suelen ser hipersensibles emocionalmente, son amplificadores emocionales y también pueden presentar disincronías, diferentes velocidades en el ritmo de desarrollo cognitivo, emocional…

La superdotación alude a un perfil más complejo (altas capacidades en muchas áreas), frente a las AACC, que incluye también a los talentos simples.

El dato de CI (coeficiente intelectual) es un dato objetivo que surge de distintas pruebas. La cifra de 130 es dos desviaciones típicas por encima de la media, pero eso no quiere decir que un 129 no sea también AACC.

Las altas capacidades arrastran muchos prejuicios y mitos: deben ser perfectos en las tareas académicas, cuando la realidad es que también tienen necesidades educativos; si van bien, no necesitan atención, cuando su especial ritmo de aprendizaje ya es una necesidad educativa; o se considera que presentan siempre problemas de comportamiento o son inadaptados sociales; o que hay más chicos de AACC que chicas… Solo se pueden superar con formación y normalización.
La detección temprana está recogida en toda la normativa y las perspectivas teóricas. Hay indicadores desde el nacimiento del niño. La precocidad es una necesidad educativa y hay que evaluarla desde que aparezca para comprender mejor sus necesidades y atenderlas.

Una evaluación de AACC es compleja y se pasan muchas y diversas pruebas. Se evalúan aspectos cognitivos, curriculares, socioemocionales… con pruebas psicométricas. Son pruebas difíciles de corregir y, por tanto, deben aplicarlas expertos. Son muy fiables y no se puede entrenar a los sujetos para que obtengan mejores resultados.
Las AACC no son una enfermedad ni un trastorno clínico; por lo que no se evalúan con pruebas clínicas y, por ello, se pueden evaluar en los centros educativos.
Es importante atender más al percentil que al CI, porque este último está sujeto a malinterpretaciones y puede variar según el baremo de la prueba y el percentil, no.
Las AACC son una dotación, nunca se deja de ser de AACC; pero, si no se cultivan esos talentos, pueden no desarrollarse en toda su amplitud. Es importante evaluar a estos alumnos y no esperar a que surjan unas necesidades que luego pueden ser mucho más difíciles de abordar.
Las AACC se confunden en ocasiones con TDH-A, asperger, etc., porque no se evalúan las AACC tan normalmente como otras cuestiones. Las AACC no son una moda ni un lujo. Siempre han existido, pero muchas veces su sobreexcitabilidad física o emocional se han confundido con algún trastorno.

Uno de los problemas que tenemos es la poca credibilidad que se le da a las familias cuando solicitan una evaluación de este tipo y precisamente son los primeros que identifican ciertos indicadores.
Los docentes difícilmente podemos ser expertos en detectar todas las necesidades educativas que tenemos que atender, así que es difícil que detectemos las AACC. Sería importante que nos formáramos en este tema y también que haya programas de detección tanto de AACC como de otras necesidades educativas.

Las distintas comunidades autónomas utilizan distintos criterios para considerar a los alumnos de AACC. En Extremadura las AACC están recogidas en el Decreto 228/2014 y define al alumnos de altas capacidades siguiendo un modelo más basado en el rendimiento probadamente erróneo. Es una mala interpretación de los tres anillos de Renzulli, que es un modelo de intervención, no de detección.

Las necesidades educativas de los alumnos de AACC son diferentes ritmos de aprendizaje, dificultades para compartir intereses con sus iguales, necesidad de sentirse parte de un grupo, una edad mental más avanzada que la cronológica, trabajar relaciones sociales, aprender a regular sus emociones debido a su hipersensibilidad. Se pueden atender estas necesidades con medidas ordinarias (agrupamientos flexibles, medidas del profesor en el aula, enriquecimiento, que podría beneficiar a todo el alumnado), medidas extraordinarias (ampliación del currículo) y la flexibilización o aceleración, como medida excepcional. Debería haber una coordinación entre el centro escolar y la familia.

La ausencia de evaluación y atención de estos alumnos conlleva un alto porcentaje de fracaso escolar. De hecho, actualmente se cifra en más de un 60%, lo cual se hace más evidente en Secundaria.

A las familias de niños de AACC les suele preocupar no poder atender a las necesidades de sus hijos. Si en los centros educativos se les transmite confianza y atención, disminuye su nivel de ansiedad. La primera dificultad que se encuentran las familias es que se evalúen a sus hijos. Es la necesidad educativa menos considerada y normalizada. Hay muchos estereotipos y prejuicios instalados en los docentes sobre las AACC, que perjudican a las familias.

Carmen nos recomienda a padres y docentes tener más formación sobre este tema para identificar, dar una respuesta educativa adecuada, conocer mejor a estos alumnos y ayudarlos a integrarlos y que se normalicen, porque son alumnos de necesidad específica de apoyo educativo.

Para profundizar, se pueden consultar algunos enlaces interesantes sobre este tema:

Artículos:

¿Quieres saber si tienes un niño superdotado? «, El País.
«¿Tenemos miedo a los “efectos secundarios” de la evaluación por alta capacidad?», Colectivo Orienta.
«No te avergüences si tu hijo es superdotado, es mucho más que una moda«, El País.
«Estas son las señales que presentan los niños con altas capacidades«, ABC.
«Superdotación y TDAH«, Altas capacidades y talentos.

Blogs y páginas:

http://www.altascapacidadesytalentos.com
https://aacclarebeliondeltalento.com
https://www.facebook.com/Soy-Superdotado-tu-refugio-843473292421132

Materiales para el aula:

http://altacapacidadcordoba.blogspot.com/p/blog-page.html
http://altascapacidadeshuelva.blogspot.com/p/materi.html
http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/web/servicios/necesidades_apoyo_educativo/otras_neae/publicaciones/publicacion_00523.html
http://apoyoac.blogspot.com/2015/12/experiencias-de-actuacion-en-el-aula.html
http://www.euskadi.eus/contenidos/informacion/dig_publicaciones_innovacion/es_escu_inc/adjuntos/16_inklusibitatea_100/100012c_Pub_EJ_altas_capacidades_c.pdf

Vídeos:
Necesidades de los alumnos de altas capacidades
Características de los niños de Altas Capacidades
Enriquecimiento. Modelo de los tres anillos de Renzulli
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *